Sobre el último Houellebecq

Calificado por algunos como el último «moralista francés», y por otros como «humanista chirriante», en sus comienzos este humorista debutó (dirá en sus memorias, que son el eje central de la novela) «con números breves sobre familias reconstituidas, los periodistas de Le Monde y la mediocridad de las clases medias en general», a lo que fue añadiendo un «tono burlesco de ligero islamófobo». La profesión le permite un caudal de abyecciones aparentemente sin fin («la mayor ventaja del oficio de humorista es poder portarse como un cabrón con toda impunidad, e incluso rentabilizar cómodamente la abyección»). Pero, al mismo tiempo, a pesar del blindaje que le aporta su cinismo, su rabia y su destemplada lucidez, comprobará que sigue sufriendo sin remedio a causa de lo más incontrolable e ingobernable: el amor.

| :: salonKritik :: | Temporada 05-06: España, tras la hecatombe – Mercedes Monmany

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: